3. El jazz tradicional

El estilo Nueva Orleans                                                                 
Nueva Orleans era, a finales del siglo XIX, una ciudad llena de bares y salones donde se interpretaba música en vivo. Tras la Guerra Civil, los músicos afroamericanos pudieron comprar instrumentos (trompetas, trombones, bombos, platillos) y formar sus propias bandas. Además, nació  el barrio de Storyville, lleno de burdeles y clubes en los que los músicos encontraban trabajo.

La banda tiene dos secciones: la rítmica, que se ocupa de indicar el tempo, los ritmos y los acordes.


Y la melódica.


La banda comienza con una melodía que tocan completa todos los músicos. Luego, la sección rítmica continúa tocando el acompañamiento (los riffs) y los de la sección melódica improvisan melodías de uno en uno hasta que se vuelve a escuchar la melodía principal.



A partir del estilo New Orleans –1900- (el de las bandas de afroamericanos) o Dixieland -1910- (el de las bandas de blancos), el jazz se extendió por todo EEUU.


El estilo Chicago

La evolución industrial del norte y las malas cosechas del sur, por un lado, y la ola conservadora que cerró muchos locales donde trabajaban músicos, por otro, hicieron que la población negra abandonara Nueva Orleans y emigrara a ciudades como Chicago, que se convirtió en el nuevo foco musical.
Aunque hubo bandas muy famosas, ninguna pudo competir con la de Louis Armstrong.


Boggie-woogie                                                             
Durante los años 20 y 30 se hizo muy famoso este nuevo estilo de música para piano. Se basa en la secuencia de doce compases del blues: con la mano izquierda, el pianista toca una célula rítmica repetitiva y con la derecha improvisa utilizando la escala del blues.





No hay comentarios:

Publicar un comentario