Concierto de Año Nuevo

Hay un concierto con el que nos despertamos desde hace muchos años cada 1 de enero. Es como el día de la marmota: las televisiones de muchísimos países retransmiten todos los primeros de enero el Concierto de Año Nuevo, protagonizado por la Filarmónica de Viena, que es la principal de todas las orquestas que hay en esta ciudad.
Las entradas para asistir al Concierto de Año Nuevo se venden por sorteo a través de la web de la Filarmónica de Viena y con un año de antelación, nada menos. Pero no es que las regalen, sino que los afortunados elegidos  podrán comprar las entradas para verlo en directo…
Y, ¿por qué se celebra en Viena? Bueno,  esta ciudad no es solo la capital de Austria, sino también de la música clásica,  pues allí vivieron muchos de los principales compositores, como  Haydn, Mozart, Beethoven, Schubert, Brahms,  Mahler…
Este año se ha celebrado su 76ª edición, y, como siempre, en la Sala Dorada del Musikverein, un famoso edificio de conciertos, que, según los entendidos tiene una de las mejores acústicas del mundo mundial.
Otra cosilla curiosa sobre la Filarmónica de Viena es que no tiene un director principal. Ojo, esto no quiere decir que toquen sin director, ¿eh?, sino que invitan para cada ocasión al mejor director. Este año ha sido Gustavo Dudamel, que es el director titular de la Filarmónica de Los Ángeles, y también de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela.
Al final del concierto siempre hay tres propinas, es decir, obras que se añaden al final. Pero claro, en este concierto también se sabe cuáles van a ser, no hay grandes sorpresas... A nosotros nos interesa la última de ellas, con la que ya seguro-seguro que termina el concierto: es la Marcha Radetzky, en la que el público acompaña con palmadas la obra, ¡siendo dirigido por el propio director de la orquesta!
En fin, que empezar el trimestre con esta pieza es ya una tradición para mí. Os voy a poner dos versiones: la de Dudamel de este año, para empezar...

  
Y la de Georges Pêtre, porque me encanta y así le hacemos un pequeño homenaje. Vosotros  diréis…

No hay comentarios:

Publicar un comentario